La seguridad es muy importante y tomarse la profesión en serio también lo es.

Los productos catalizados llevan un compuesto químico llamado isocianato. Los vapores de isocianatos producen irritación de ojos, nariz y garganta. A concentraciones altas se produce sensación de opresión en el pecho y puede darse bronquitis y fuerte broncoespasmo. Pueden llegar a producir edema pulmonar. En determinados individuos se han dado sensibilizaciones de tipo asmático no existiendo para ellos un nivel de concentración seguro. En la piel producen inflamaciones y pueden dar lugar a sensibilización cutánea y dermatitis. No olvidemos que el cuerpo no es 100% impermeable y que la piel al haber humedad de cualquier tipo, comienza a absorberla cual si fuera la ventosa de un pulpo. El área más notoria de esa transformación se encuentra en las manos, que es cuando decimos que se nos ponen "los dedos de viejito", y esta transformación ocurre para generar un mejor agarre en las superficies que tocamos. Así pues el isocianato transformado en vapor (que es uno de los estados de la materia), el cuerpo lo absorbe e ingresa dentro del torrente sanguíneo. La sangre hace su recorrido a través de las venas, arterias y al mismo tiempo en su recorrido; gran parte de las partículas nocivas se quedan atrapadas en el hígado y riñones, que sin duda alguna comenzarán a endurecerse también, provocando una dulce y dolorosa insuficiencia renal.

En la época de la cárcel de San Quintín, a los presos con pena capital en la cámara de gases, se les daba literalmente un baño catalizador y los hacían piedra. El uso de la máscara de carbón activado es importantísimo si es que no cuentas con una escafandra. La escafandra además de protegerte de los gases tóxicos, te provee de aire fresco.

La máscara de carbón activado reacciona al contacto con el oxígeno. Su cuidado es de suma importancia, ya que de no resguardarse debidamente al no estar en operación, el carbón activado se sigue degradando y no servirá de mucho si el equipo de protección está dañado. La manera correcta de resguardar una máscara de carbón activado es dentro de una lata semejante a la que contiene la pintura. Estas latas cierran al vacío e impiden la entrada de oxígeno.

También las bolsas que cierran al vacío pueden ayudar, pero su periodo de vida es mucho más corto que el de una lata; además que las latas pueden soportar golpes, aumentando el nivel de vida de protección de la máscara. El buen cuidado de una máscara en resguardo al vacío puede prolongar su vida hasta 40 días. No resguardarla correctamente podría desplomar su periodo de vida a 8 horas.

Este es un ejemplo de la típica bolsa que cierra al vacío.

¿Cómo detectar si el carbón activado sigue en funcionamiento?
Por su naturaleza, el carbón activado además de separar las partículas nocivas del oxígeno, también elimina olores. Si la máscara de carbón activado traspasa olores, es momento de reemplazar los cartuchos.


Por Enrique Gálvez, CEO en Inferno Garage.
#InfernoGarage #CulturaColectivaAutomotriz