Es posible que no esperes que las consideraciones de seguridad sean parte del detallado de un automóvil, pero existen algunas cosas en las que deberías pensar, como los ojos, los oídos y la piel.

Usa gafas de seguridad cuando optes por usar una hidrolavadora. Aunque no es recomendable en su mayor parte, es posible que desees emplear agua de alta presión para limpiar bajo el coche y compartimientos descuidados del motor. El agua y los desechos pueden rápidamente rebotar en las partes del cuerpo y golpearte los ojos. Debes tener cuidado al usar el equipo eléctrico cerca del agua. Asegúrate de que los cables de extensión estén enrutados lejos de charcos, cubetas y mangueras con fugas. La electricidad hará cortocircuito con la participación del agua y puede ser fatal, incluso mortal. Está alerta y muévete a un punto seco si es necesario mientras que usas la aspiradora, pulidora u otra pieza de equipo eléctrico.

Si decides levantar el vehículo como un medio para tener acceso bajo el coche para detallar, está absolutamente seguro que empleas el equipo de elevación de la mejor calidad y unos soportes (torres) robustos. Nunca te introduzcas bajo un vehículo levantado soportado sólo con un simple gato. Utiliza soportes resistentes y asegúrate de que soportan el peso del vehículo completamente. Además, los vehículos levantados en soportes o estacionados en pendientes, deben bloquearse con calzadores de rueda. Los calzadores regulares de ruedas o bloques de madera colocados en el lado descendente de las llantas traseras ayudarán a asegurar que los vehículos no retrocedan en caso de fallo de los frenos de estacionamiento.

Considera la posibilidad de usar protección para los oídos mientras usas pulidoras, aspiradoras para trabajo pesado y otras máquinas que crean ruido agudo o de otro tipo.

La piel sensible debe protegerse con guantes de goma. Esto es especialmente importante cuando eliges utilizar limpiadores químicos para rines. Guantes de látex ligeros también son útiles cuando se trabaja en un compartimiento del motor; estos sirven para mantener la grasa y la suciedad fuera de manchar las manos o llenar de mugre los espacios bajo las uñas. Los guantes de látex ligeros son ideales para su uso durante las operaciones de limpieza intensiva. También son útiles para proteger tus manos contra las salpicaduras de pintura al pulverizar pintura de aerosol. Los guantes de látex son baratos y no obstaculiza la destreza manual mientras haces tu labor de detallado.

Por último, al utilizar pintura en aerosol, mira a tu alrededor para ver si hay calentadores de agua de gas natural o algún horno en su ubicación general. Los vapores pesados acumulados en un espacio cerrado por el uso de pintura en aerosol de forma extensa podrían encenderse si entran en contacto con una fuente piloto.

En general, piensa en lo que estás planeando lograr. Presta atención alrededor estando de pie para mirar de modo que no salpiques a un tercero inadvertidamente con un limpiador o los mojes con la manguera. Y por todos los medios, presta atención a lo que estás haciendo para evitar cortarte en los bordes afilados o hacerse daño en general. Las cortadas son sumamente fastidiosas para uno mismo.

Por Enrique Gálvez, CEO en Inferno Garage.
#InfernoGarage #CulturaColectivaAutomotriz