La pintura automotriz sólo tiene dos propósitos:

Hacer que el auto luzca bien y fundamentalmente proteger el metal o los paneles sintéticos del áspero medio ambiente. Durante las pasadas dos décadas, los propietarios de los autos se han vuelto más exigentes en como lucen sus pinturas, mientras que el medio ambiente también se ha vuelto más duro con los acabados.

También han sido dramáticos los cambios fundamentales en la química y técnicas de aplicación, mandado por las leyes ambientales. Pinturas antiguas y sus métodos de aplicación, han vertido cientos de miles de toneladas de contaminantes dentro de la atmósfera todos los años. Sin precedentes, el estado y leyes federales diseñaron como cambiar esa insalubre situación y la tendencia continúa.

La variedad en la pintura automotriz va mas allá de la simple opción de la laca y el esmalte, aunque estos materiales siguen siendo las etiquetas usadas por la mayor parte de los grupos entusiastas. Más cambios básicos ocurrieron en el campo de la pintura automotriz durante la década anterior; muy superior a las 5 décadas pasadas. Y estos cambios son proclives a continuar debido a las preocupaciones ambientales que no irán a desaparecer. Las pinturas base agua, sistemas bi o tricapas, uretano y blasting de plástico; fueron tecnologías exóticas una década atrás, pero se han convertido en el estándar del siglo 21. Antes de llegar al tema de lo muy básico de la tecnología en la pintura, se necesita hacer una distinción y es particularmente del interés para los propietarios de los carros de colección.

OEM vs Reacabados
La composición de las pinturas en las fábricas son químicamente diferentes de la pintura que el taller compra para hacer los reacabados. Estos usualmente se dividen en dos divisiones: OEM "Original Equipment Manufacturer" (por sus siglas en inglés) u OE "Original Equipment" y la División de Reacabado (Refinish en inglés). Los tipos de pintura automotriz discutidos aquí, son los del tipo Reacabado, que son usados para reparar y repintar vehículos y camiones. Las pinturas OEM son las únicas suministradas directamente para la firma en turno y no las querrás a menos que desensambles tu vehículo y cures la pintura en un horno como la fábrica lo hace. Muy antes de entrar a todas las tecnologías modernas disponibles, antes de hablar de fechas y detalles les diré que años previos a 1924 los vehículos eran pintados a mano con brocha, usando literal lo último de la tecnología en Detroit.

Los autos eran lijados con gasolina entre cada capa de pintura con brocha y finalmente pulidos con lija. El secado lento de las semillas de algodón o linaza de la cual se extraía el aceite para la base de la pintura, significaba que al vehículo le tomara sobre una semana para ser pintado y el trabajo de pintura final, tuvo la suerte de permanecer un año en el sol antes de curar totalmente. Pero en 1924 todo esto cambió con el progreso del Reacabado; la pintura pulverizada y el desarrollo de las lacas de nitrocelulosa.

La foto de portada nos muestra a Charles Jeffrey, un instructor en Master Motor Coach Refinish de Detroit, usando lo último en tecnología de Reacabado; la pintura con brocha.

Por Enrique Gálvez, CEO en Inferno Garage.
#InfernoGarage #CulturaColectivaAutomotriz